• 2018
  • julio

Epicondilitis o codo de tenista. Fisioterapia y osteopatía con una visión integral.

Qué es la epicondilitis?

La epicondilitis o codo de tenista no es más que la inflamación de la región del epicóndilo o zona externa de la articulación del codo donde se insertan los músculos cuya función principal es la extensión o flexión dorsal de dedos y muñeca. El problema es que en general tenemos la afición de poner nombres raros o cambiar de idiomas para decir de manera complicada cosas muy sencillas. También se suele encontrar esta patología descrita como “tennis elbow”, codo de tenista en inglés, epicondilalgia…

Cuáles son las causas más comunes?

1. Sobreuso y microtraumatismos

2. Debilidad del tendón por la baja vascularización de esta zona

3. Desequilibrio biomecánico sobretodo en hombros adelantados

4. Tensión músculos antagonistas que son los músculos de la cara interna del codo y que realizan como función principal la flexión de dedos y flexión palmar de muñeca.

Además de estas 4 causas también tendríamos que asegurarnos de que no haya ninguna otra patología que pudiera producir esta lesión o mantenerla en el tiempo. Para ello deberíamos hacer una exploración minuciosa del estado visceral, sobretodo estómago para codos izquierdos e hígado y vesícula biliar para codos derechos.

Importante también sería la exploración de las vértebras dorsales altas por su relación con el sistema nervioso simpático y la regulación del calibre arterial que influiría directamente en el aporte sanguíneo.

No menos importante sería verificar la zona de salida de los nervios cervicales y que también está relacionada directamente con esta patología tan común. Un estado de disfunción a este nivel podría suponer una alteración de la percepción y transmisión de impulsos nerviosos hacia el codo.

En cuanto a la psicología

También podría jugar un papel importante en esta tendinopatía. Situaciones de conflicto con amargura, estrés o rabia podrían agravar los síntomas y hacer perdurar la lesión más de lo normal. Por lo tanto es imprescindible contar con la ayuda de un profesional en esta rama para poder hacer un tratamiento integral personalizado con garantías de éxito.

Recomendaciones generales.

Para cualquier tipo de lesión de tejidos blandos, ya sea muscular, tendinosa, ligamentosa o articular es de vital importancia mantener una correcta hidratación. Esto no quiere decir que haya que beberse 2 litros de agua al día porque es cierto que cada persona tiene unas necesidades diferentes. Pero por norma general se suele decir que a partir de 1’5 litros de agua al día se está manteniendo una correcta hidratación.

Cuál sería el tratamiento adecuado para la epicondilitis?

Evidentemente no podemos prescribir un tratamiento generalizado para todo el mundo ya que como hemos explicado en el párrafo anterior habrá que valorar todas las posibles causas y los elementos que podrían mantener la lesión en el tiempo. A raíz de aquí, se establecería el plan de actuación para mejorar la sintomatogía hasta hacer desaparecer el dolor de forma eficaz.

A nivel local sí que podríamos dar unas pautas generales para tener siempre en cuenta a la hora de establecer el plan de rehabilitación funcional.

1. Masaje en los 2 lados del codo. Interno y externo. En numerosas ocasiones, la causa principal de la epicondilitis es una sobrecarga de la musculatura de la cara interna del codo. Esto crea una tensión desproporcionada a este nivel y obliga a la musculatura epicondílea a trabajar de forma desmesurada para realizar cualquier pequeño gesto.

2. Estiramientos de los musculos epicondíleos y epitrocleares.

3. Ejercicios excéntricos. Son los que trabajan la porción más tendinosa de los músculos y a la vez los estiran, fortaleciendo, y dando elasticidad al mismo tiempo.

4. Neurodinámica. Movilización y estiramiento de los nervios implicados en esta lesión.

5. Vendaje de descarga de los epicóndilos en caso de tener que trabajar utilizando esta musculatura y no poder hacer el descanso adecuado. El simple hecho de trabajar con un ordenador y tener que deslizar el ratón varias horas al día podría ser contraproducente en la recuperación de esta lesión.

6. Mejorar la postura a nivel de la parte alta de la espalda, cuello y hombros.

Una vez que el problema se va resolviendo no hay que olvidarse de reprogramar la musculatura con ejercicios muy simples pero que son muy importantes para “re-aprender” a contraer de forma correcta la musculatura del codo.

* Como último recurso siempre nos quedarían las infiltraciones pero hay que tener muy en cuenta sus posibles complicaciones efectos adversos.

A nivel de suplementación

Parece que una dieta rica en Vit C, Vit E, Mg podría beneficiar la pronta recuperación de la lesión.

Vit C, necesaria para formar un colágeno de buena calidad: Fresas, cerezas, kiwi, papaya coles, pimiento, tomate, hojas verdes…

Vit E, regula la inflamación y favorece el aporte de nutrientes a la zona lesionada para la regeneración tendinosa: Aceite, Almendras, nueces, piñones, salmón, espinacas…

MG, precursor del colágeno: Frutos secos dátiles y chocolate

  • Otros suplementos que podrían ayudar a la recuperación son:
    • Vasodilatador natural (Arginina)
    • Antiinflamatorio natural (Harpagofito)
    • Compuestos regeneradores a base de los elementos mencionados anteriormente (Vit.C,E y Mg)

 

  • Por último mencionar ciertos alimentos que deberíamos evitar:

Café, azúcar, chocolate, mandarinas/naranjas, embutidos, lácteos y fritos. Podrían alterar el PH del tubo digestivo y repercutir de forma indirecta sobre la extremidad lesionada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies